Tras ejercer de madre y profesional durante décadas, un día vi de repente cómo mis dos hijas se marchaban a España a estudiar y trabajar. Había dedicado buena parte de mi vida a las labores de madre y me encontré de pronto con mucho más tiempo libre del habitual. ¿En qué puedo ocupar tanto tiempo? Buscaba algo interesante, divertido y enriquecedor. Pues bien, resulta que en mi ciudad –Valencia, capital del Estado Carabobo- hay una excelente academia de cocina. Bueno, es algo más que una academia, es un centro de investigación y desarrollo gastronómico verdaderamente profesional en el que se forman futuros chefs. Yo soy Asistente de Dirección en MANN+HUMMEL Venezuela, me defiendo como cocinera de mi casa y siempre me ha gustado mucho la repostería, pero nunca había trabajado en el ámbito profesional de la cocina. Sin embargo, tuve la suerte de participar en uno de los cursos organizados por la prestigiosa academia. Se trataba de un curso integral, en el que aprendí a cocinar buenos platos desde la selección de los ingredientes en el mercado hasta su presentación final.

Pabellon criollo

El apasionante mundo del arte culinario

Los alumnos de la academia aprendimos mucho más de lo que imaginábamos. Además de elaborar exquisitas recetas, también descubrimos la historia y el contexto cultural de deliciosas especialidades culinarias originarias de Francia, Italia, España, América Latina o de países asiáticos. Aprendimos a reconocer y seleccionar los mejores productos para cada elaboración, a cortarlos adecuadamente, procesarlos y conservarlos de manera óptima, nos reforzaron e inculcaron la importancia del orden y la limpieza, a trabajar entre los fogones de forma coordinada con los demás compañeros, y a escuchar, respetar y valorar a otras personas con sus propios problemas y circunstancias, con sus defectos y sus virtudes.

Patricia Maita MANN+HUMMEL Venezuela

La realización de este curso de cocina cambió mi óptica general sobre la vida. Para mí, que estoy siempre implicada en mil y una tareas, la experiencia ha sido sumamente enriquecedora. Además de labores administrativas, de traducir documentación y atender  clientes, proveedores y personal de la empresa, en MANN+HUMMEL me ocupo de otras muchas áreas: superviso el mantenimiento de las zonas verdes de la fábrica, me encargo de todo lo relacionado con el programa que llamamos Identidad Corporativa, que incluye el “Filtro de Oro”, una de nuestras iniciativas para premiar los méritos de los trabajadores. Pues bien, muchas de las lecciones aprendidas en la academia de cocina las aplico en mi día a día como profesional de MANN+HUMMEL. ¡En realidad pueden aplicarse a cualquier ámbito de la vida! Deseaba ofrecerles a ustedes un compendio de esas útiles lecciones, pero he pensado que sería más divertido si se las resumiera en forma de receta.

Patricia Maita MANN+HUMMEL Venezuela

La receta para una vida más plena

Ingredientes: 1 taza de motivación, ½ taza de buena materia prima, 1 cucharada rasa de organización, 2 tazas colmadas de trabajo en equipo, satisfacción compartida (al gusto).

Preparación: Lo primero es tomar una buena cantidad de motivación; exploren, descubran y dediquen su tiempo a actividades capaces de enseñarles algo nuevo, de sorprenderles y emocionarles. A continuación añadimos una generosa cantidad de excelente materia prima; aquí, además de los materiales, se incluyen las habilidades y conocimientos, las aptitudes y las actitudes. Paralelamente vamos añadiendo toques de orden y limpieza, bases de una buena organización, para garantizar óptimos resultados. Una vez mezcladas la motivación y esas buenas materias primas, hemos de cocerlas a fuego lento al calor del trabajo en equipo. Lo administramos poco a poco, empatizando con las personas que trabajan a nuestro lado, comprendiéndolas y respetando sus  opiniones. Una vez reducida la mezcla y concentrado todo su sabor, manteniendo todo limpio y en su lugar, añadimos satisfacción compartida al gusto para realzar el resultado final. Sentir y mostrar cariño por quienes nos acompañan en esta sabrosa y fascinante aventura que es la vida proporciona un regusto exquisito capaz de deleitar a los paladares más exigentes.

Patricia Maita MANN+HUMMEL Venezuela

Y ahora, a disfrutar. ¡Buen provecho!