to the Spanish version

Nobody doubts that the world is getting smaller and smaller. Economic integration forces companies to apply new perspectives in the way things are done. In this article I’d like to highlight a good example for this. No, I’m not going to talk about innovative management theories or about globalization. I’m going to talk about the main asset of great companies: the People.

My name is Bosco Blasco, and I work in Zaragoza (Spain) as a test engineer in the department of Testing & Validation at the MANN+HUMMEL Ibérica plant. Between June and December 2014 I lived and worked in Ludwigsburg, Baden-Württemberg, where MANN+HUMMEL is headquartered.

MANN+HUMMEL is a company with a distinctive international vocation. In order to build a global corporate culture and to synchronize working methods and understanding between thousands of workers all around the world, the International Interchange Program was created. The peculiarity of my case lies in the fact that, until now, only colleagues in fields like finance or marketing have taken part in it, but seldom employees of technical departments. Mine has been a pilot experience for the program, which should serve as basis for a future established exchange program within the R&D. Based on the good results I hope it will soon become more commonplace among the technical professionals of MANN+HUMMEL.

A large part of the motivation to sign onto this adventure came from my wife, who is also an employee of MANN+HUMMEL. She had taken part in the program, which let her work in Korea, Germany and Brazil within two years. I decided to ask whether it would be possible for me to participate in the initiative, and a German colleague happened to propose the same. Our positions were easy to exchange, because Mr. Bernhard Gau is a test engineer just like me. In Zaragoza and Ludwigsburg the main language is English and the standards and protocols of Testing & Validation are the same in all MANN+HUMMEL locations. Thus, it was decided: he would come to Spain and I would go to Germany to take over our respective positions.

So, how is living and working in Germany for a Spaniard?

I can highly recommend it! Sure, the climate is not the same: days are much shorter and the rain so frequent that you start to miss the insolent Spanish sun. German cuisine is not one the greatest attractions for my compatriots… But the experience offers great benefits if you wish to work in such a professional environment as you can find it in Germany. The knowledge of languages is always desirable, but living abroad, team working and sharing the objectives of your foreign colleagues allow you to understand and assimilate other cultures much better than language schools and holiday travels do. Besides, when your destination is Ludwigsburg, which is the heart of our company, it is even better, because when a customer in Argentina or Japan acquires MANN+HUMMEL equipment, he or she is acquiring the quality and reliability of the best German engineering. And that is what my work consists of, mine and the work of all the employees, somehow, in making sure that the most demanding expectations of our customers are fulfilled, wherever they might be.

The purpose of this article was to thank the company for giving me the chance to have an extraordinary experience, and to encourage everybody to take part in the International Interchange Program. You will create closer ties and better know the people from five continents who form the big MANN+HUMMEL Family.

————————————————————–

Forjando una cultura empresarial global – el programa de intercambio internacional de MANN+HUMMEL

Que el mundo es cada vez más pequeño es algo que nadie duda. La integración económica obliga a las empresas a aplicar nuevos enfoques en su forma de hacer las cosas. Y un buen ejemplo es el que quiero relatarles en este artículo. No, no voy a hablarles sobre innovadoras teorías de la gerencia ni sobre globalización. Voy a hablarles del principal activo de esta gran compañía: las personas.

Mi nombre es Bosco Blasco, y trabajo en Zaragoza, en el departamento de Testing & Validation de MANN+HUMMEL Ibérica como ingeniero de ensayos. Entre los meses de junio y diciembre de 2014 he vivido y trabajado en Ludwigsburg, en Baden-Wurtemberg, donde se encuentra la sede central de MANN+HUMMEL.

MANN+HUMMEL es una compañía con una clara vocación internacional. Para forjar una cultura empresarial global y acercar los métodos de trabajo y el entendimiento entre sus miles de empleados de todo el mundo, se ideó el Programa de Intercambio Internacional dirigido a graduados de diversas áreas. Lo singular de mi caso reside en que, hasta ahora, los compañeros que han participado en el programa pertenecían a áreas como Finanzas o Marketing, pero pocas veces a departamentos de ingeniería. La mía ha sido una experiencia piloto fuera del programa, que debería servir de base para un programa de intercambio futuro establecido en el área de desarrollo. Basado a sus buenos resultados espero que comience a hacerse cada vez más habitual entre los profesionales técnicos de MANN+HUMMEL.

Gran parte de la motivación para embarcarme en esta aventura vino de mi mujer, también empleada de MANN+HUMMEL. Ella ya había participado en el programa, lo que le permitió trabajar durante dos años en Corea, Alemania y Brasil. Se me ocurrió preguntar si sería posible que yo tomara parte en la iniciativa, y casualmente apareció un compañero alemán interesado en probar la experiencia. Nuestros puestos eran fácilmente intercambiables, porque el Señor Bernhard Gau tambien es un ingeniero de ensayos como yo. Tanto en Zaragoza como en Ludwigsburg el inglés es el idioma que más utilizamos los ingenieros, y nuestros protocolos y estándares de Testing & Validation son los mismos para cualquier planta de MANN+HUMMEL. Así pues, quedó decidido: él vendría a España y yo me iría a Alemania para ocupar durante seis meses nuestros respectivos puestos.

Bien, ¿y cómo es para un español eso de vivir y trabajar en Alemania?

¡Pues muy recomendable! Sí, vale, el clima no es el mismo: los días son más cortos y la lluvia tan habitual que llegas a echar de menos el insolente sol español. La gastronomía germana tampoco es uno de los grandes alicientes para mis compatriotas… Pero la experiencia ofrece enormes atractivos, sobre todo si cuentas con la motivación de conocer de cerca un país tan estimulante profesionalmente como Alemania. El conocimiento de idiomas siempre es deseable, pero vivir en el extranjero, trabajar en equipo y compartir unos mismos objetivos con tus compañeros foráneos te permite entender y asimilar otras culturas como ni las escuelas de idiomas ni las vacaciones pueden hacerlo. Además, si tu destino es Ludwigsburg, el corazón mismo de la compañía, mejor que mejor, pues cuando un cliente en Argentina o Japón adquiere un equipo de MANN+HUMMEL, está adquiriendo la calidad y la fiabilidad de la mejor ingeniería germana. Y en eso consiste mi trabajo (y en el fondo el de todos los empleados): en asegurar que se cumplan las expectativas más exigentes de nuestros clientes allá donde se encuentren.

 

La intención de este artículo, en fin, era la de agradecer a la compañía por darme la posibilidad de vivir una extraordinaria experiencia, y animar a todos a que participen en el Programa de Intercambio Internacional para estrechar lazos y conocer mejor a las personas de los cinco continentes que forman la gran familia de MANN+HUMMEL.