to the Spanish version

A wise man once said that by teaching you learn and by learning you teach. This is quite appropriate here because it transmits a great truth that anyone who has ever worked in education will recognize, and because it deals with this article’s fundamental message. What is that idea? Keep on reading to find it out.

My name is Guillermo García, Logistics Director in the MANN+HUMMEL Ibérica plant in Zaragoza. For 16 years – nearly since I began to work for the company – I’ve been taking part in many forums related to teaching and business. From the beginning I had a certain calling that impelled me to stand in front of a group of young students and share my knowledge and experience with them. That is something enormously motivating and provides me with deep personal satisfaction.

As a young engineer I gave lessons in master courses and business schools on the weekends, and it seems that I was not the only one who enjoyed those classes: the pupils did, too. That is at least what I believe, because little by little I was asked to take part in increasingly important and impactful conferences and meetings. My field was always logistics, but as I took over more responsibilities and gained experience with MANN+HUMMEL, I broadened my knowledge in the management sector, too. As time passed, those first classes in front of a bunch of youngsters turned into conferences with hundreds of attendees and events of great importance and international recognition, such as the International Automobile Hall in Barcelona or the International Conferences for Logistics Innovation (PILOT).

Representing MANN+HUMMEL at the University of Zaragoza or the International Automobile Hall is a great responsibility and source of pride for me. For MANN+HUMMEL, those events are an excellent chance to get closer to its clients and partners. Above all, they are a wonderful way to contribute to the welfare and development of the communities in which the company works.

A good example of MANN+HUMMEL’s social engagement is my recent collaboration with the Spanish Education Ministry in the planning of logistics academic curriculum. Together with representatives from three other big companies present in the Spanish region of Aragón, we worked to update the subjects taught in the Spanish higher education system. Our goal: transmitting the knowledge of the contemporary business world to the professionals of tomorrow.

Now please remember what that wise man once said: by teaching you learn. And do you know what one of the most important lessons I have learned in these 16 years is? It’s reciprocity. Yes, reciprocity, that is what this article deals with: with the responsibility that successful companies like MANN+HUMMEL have to inspire excellence and to share their know-how, to contribute to the present and future wealth, and to help make a better and more prosperous society for all. It is a duty, yes, but also a real privilege.

—————————————————————————–

La obligación y el privilegio de enseñar

Dijo una vez un sabio que enseñando se aprende y aprendiendo se enseña. Esa frase resulta aquí muy oportuna porque transmite una gran verdad que todo el que alguna vez se haya dedicado a la docencia sin duda reconocerá, y porque al mismo tiempo esconde una idea fundamental que se encuentra en el fondo de este artículo. ¿Y sobre qué trata este artículo? Sigan leyendo y lo averiguarán.

Soy Guillermo García, Director de Logística de la planta de MANN+HUMMEL Ibérica en Zaragoza, y hace ya 16 años – casi desde que entré en la compañía – que participo en foros relacionados con la formación y el mundo de la empresa. Ya en mis inicios contaba con cierta inquietud que me animaba a sentarme frente a un grupo de estudiantes y exponer mis conocimientos y experiencias, algo tremendamente motivador y que me proporciona una gran satisfacción personal.

Bien, yo era un joven ingeniero que los fines de semana impartía clases en másters y escuelas de negocios, y al parecer no era el único que disfrutaba de aquellas charlas: también lo hacían los alumnos. O al menos eso quiero yo pensar, porque lo cierto es que poco a poco fui recibiendo solicitudes para tomar parte en conferencias y jornadas de más y más repercusión. Mi campo siempre ha sido la logística, pero a medida que adquiría más experiencia y responsabilidades en MANN+HUMMEL, iba ampliando mi área de conocimientos también en el plano directivo. Con el tiempo aquellas primeras clases ante un puñado de jóvenes dieron paso a conferencias con cientos de asistentes a eventos de gran proyección y reconocimiento internacional, como el Salón Internacional del Automóvil de Barcelona o las Conferencias Internacionales para la Innovación Logística (PILOT).

Portar la representación de MANN+HUMMEL en la Universidad de Zaragoza o en el Salón del Automóvil es una gran responsabilidad y un orgullo para mí. Para MANN+HUMMEL es una excelente oportunidad para acercarse a sus clientes y socios comerciales. Pero sobre todo, es una manera formidable de contribuir al bienestar y al desarrollo de las comunidades en las que la compañía trabaja.

Un buen ejemplo de la implicación social de MANN+HUMMEL es mi reciente colaboración con el Ministerio de Educación español en la revisión de los contenidos académicos de las especialidades de logística. Junto con representantes de otras tres grandes compañías presentes en Aragón, hemos trabajado para poner al día las materias impartidas en la Formación Profesional española y, de este modo, transmitir los conocimientos de la empresa actual a los profesionales del mañana.

Recuerden ahora lo que dijo el sabio: enseñando también se aprende. ¿Y saben cuál es una de las lecciones más importantes que yo he aprendido durante estos 16 años? La de la reciprocidad. Sí, la reciprocidad, de eso es de lo que trata este artículo. De la responsabilidad que las empresas exitosas como MANN+HUMMEL tienen de inspirar excelencia y compartir su buen hacer profesional, de contribuir a la riqueza presente y futura, y de ayudar a que la nuestra sea una sociedad cada vez más próspera para todos. Es una obligación, sí, pero también un verdadero privilegio.