Cuando me mudé de México para estudiar en Alemania, sola y sin saber el idioma, tenía dieciocho años. Pero como es natural a la edad de dieciocho años, no tiene uno mucha idea de lo que está haciendo. Pero para mí estaba claro que Alemania es competente y es líder en términos de ingeniería de tratamiento de residuos y aguas residuale, la que es, por alguna razón inexplicable, mi gran pasión. Ahora, después de completar mis estudios en Ingeniería de Control de Calidad del Aire, Residuos Sólidos y Aguas Residuales, quiero enriquecer mi educación con un poco de práctica y es por eso que hago una pasantía voluntaria en el departamento de Intelligent Air Solutions en Ludwigsburg. Estoy muy feliz aquí en Alemania, también con mi trayectoria académico-profesional y, sin embargo, a veces me pregunto cómo habría sido mi educación si me hubiese quedado en México.

¿Escuela y luego?

Las diferencias en educación entre México y Alemania comienzan desde la educación secundaria. Una división en tres tipos de escuelas no existe en México; como todos los demás universitarios, fui al equivalente mexicano del “Abitur” y luego preparatoria. Se supone que esta última prepara para ya sea un estudio vocacional o bien la universidad. Quien elige la universidad, tiene que presentar un examen en el respectivo instituto además de contar con buenas notas; así se determina la admisión.

Education made in Mexico vs. Germany

Los estudios vocacionales en México son como las “Ausbildungen” en Alemania. Un sistema de educación dual, tal como se utiliza en esta Alemania, es muy inusual. Esta capacitación técnica generalmente toma alrededor de tres años y casi de inmediato comienza el trabajo. Los programas de licenciatura, sin embargo, toman alrededor de unos cinco años y son, en mi opinión, muy parecidos al “Diplom” que existía antes en Alemania.

El status del pasante

De lo primero que noté durante mis estudios en Alemania fue el tema de una pasantía. Aquí en Alemania es una práctica bastante común obtener experiencia práctica durante tus estudios. En México, por otro lado, esto es muy inusual, porque solo obtienes experiencia práctica cuando terminas tus estudios. Hay una razón para eso, porque incluso si el estudio no es complicado, uno pasa mucho más tiempo en la universidad en México. Además, tiene uno muchos, ¡muchísimos! – trabajos y tareas varias veces a la semana, al mismo tiempo que la asistencia a clases suele ser obligatoria: los días en la universidad son muy largos. Esto realmente no deja tiempo para hacer nada más que estudiar y, con suerte, dormir. Las posiciones de Werkstudent (algo así como “estudiante trabajador”) como tales no existen. Me gusta mucho el hecho de que los estudiantes en Alemania tengan mucha más flexibilidad y puedan trabajar durante sus estudios sin retrasar los mismos.

ph y bern san angel

Y, sin embargo, debo decir que las universidades en Alemania son mucho más teóricas. Por supuesto que tuve mucho que hacer en el laboratorio en mi campo, pero en general fue más trabajo mental durante mis estudios. En México, por otro lado, tiene uno mucha más práctica en el campo, porque la tarea también incluye muchos proyectos, entrevistas con compañías, experimentos, realizar mediciones… Sin embargo, personalmente encuentro que el sistema Alemán es mejor. Yo diría que podemos hacer un poco de todo en México, pero eso no garantiza especialización. Es como un buffet: tomas un poco de todo y al final no comes nada en especial.

education Mexico vs. Germany

Una pasantía en México es, en mi opinión, bastante diferente a una en Alemania. Esto comienza con los detalles más generales: los días laborales son muy largos, se espera que uno trabaje horas extras (casi nunca remuneradas) y, a menudo, falta flexibilidad. La vida como pasante también es mucho más estresante y las tareas ambiguas, simplemente porque las prioridades se establecen de manera diferente. Debo confesar que prefiero el estilo de trabajo muy preciso y eficiente, así como la comunicación directa aquí en Alemania. Seguramente se me habrían asignado más responsabilidades en México, ya que algunas áreas a menudo carecen de personal. Pero como principiante, considero que mucha presión tal vez no es ideal o particularmente útil. Sin embargo, en México con frecuencia hay un compromiso al final: hago una pasantía con poca remuneración en la compañía, pero luego es casi seguro que me contraten.

Al final del día…

… el sistema educativo en Alemania es prometedor y muy bueno. Sin embargo, algo que aprecio mucho del mexicano es que ofrece mucho espacio para mejorar y mucho potencial. Aquí en Alemania, creo, solo se puede aspirar a la perfección, mientras que todavía hay mucho por hacer en México, hay tantos objetivos ambiciosos que perseguir, y eso me gusta. Siento que los desafíos son más emocionantes. Y aunque los resultados sean muy pequeños, hacen una diferencia inminente.